viernes, 14 de noviembre de 2008

Para Patricia

Otro cuento relataba a unos pajaritos, decía así: Los pajaritos son muy madrugadores, ya apuntando los primeros rayos del día empiezan ellos a piar dando alegría al ambiente fresco de la mañana.
Buscan su comida muy temprano, pues la noche ha sido larga y están hambrientos. Ya comidos y tranquilos contemplan a los niños que juegan en la calle, siempre pendientes a la caída de algún trozo de galleta o trozo de bocata para picotearlo.
A los pajarillos les gusta mucho las galletas.
Había una vez unos jilgueros junto a el arroyo próximo a un cortijo, los pajarillos formaron con mucho esmero un primoroso nido entre una zarza que cubría el agua . Pusieron los huevecillos muy pequeñines y a los pocos días salieron unos preciosos pajarillos que alegraban con su cántico los parajes de aquel lugar.
Las plumas son preciosas, tienen colores, amarillo, rojo, azul, negro y blanco, que bonitos son.
!Ha! ¿Y el guau ? Si vieras el perrillo chiquitillo, solo comía la teta que le daba su madre. Era blanco y tenia un lunar en la frente, cuando dormía parecía una bola de nieve.
Su juego favorito era correr con una pelota que intentaba atrapar con la boca, pero era muy pequeño y no le cabía .
Un día fue a su casa una niña pequeña con su mamá , la niña se llamaba Patricia y quiso jugar con el perrito y empezó a saltar de alegría corriendo sin parar a su lado haciéndole caricias. Cuando se marchaba la niña ,el perrito ladraba diciéndole “ no te vayas, no te vayas juega conmigo”

7 comentarios:

Patricia dijo...

Precioso!! :) aunque lo leas 300 veces (como me obliga a mi cierto pajarillo)...

...yayooooooooooooooooooooooooo!!!
jajajaja

Rublo dijo...

No me extraña que tenga Patricia esa obsesión con su perrillo.Jaja! y es que está el Yayo con sus cuentos....

estela dijo...

Rublo,...perrilla, son dos perrillas, jajajajj.

Rublo dijo...

Cuca, ánimo, seguimos a la espera :)

luna dijo...

caersele la "baba" con su yayo, y a quien no?? esto te viene que ni al pelo... precioso, hasta me da envidia de Patricia jeje

fly dijo...

No creo que quiera más a su perrilla que a su Yayo. Muy bonito.

cuca dijo...

Oir "padre" tiene dulzura pero oir "YAYO" de boca de de una
amapola te parte el alma.
Un beso para todos.