jueves, 30 de octubre de 2008

Antaño

CARTILLAS DE RACIONAMIENTO
No es de buen nacido dejar oculto los tiempos que se han vivido en la estrechez y la miseria originada por causa ajena a la voluntad de los más indefensos que son los que formamos la mayoría de los españoles.
No olvidemos que existió una cruel guerra entre nosotros mismos -guerra civil- .No busquemos los motivos, unos achacan a política, otros a la situación laboral, otros a otras rezones; yo creo que más a la ignorancia, miedo y no menos a la falta de principios morales y humanos.
Fueron casos horrendos ,dicen que padres, hijos y hermanos en ambos lados, ¿que buscaban?, ¿que esperaban,? !Quien derramó tanto odio! Borremos estos horrendos actos pero recordemos los tiempos posteriores que fueron originados por tal catástrofe .
Ante la escasez y falta de muchos alimentos, útiles para el campo, ropas, calzado, medicamentos y un sinfín de cosa que se pueden estar enumerando largo y extinguido tiempo, fue necesario la implantación de la Cartilla de Racionamiento para mejor y más justa distribución de los alimentos que existían, incluso el “tabaco” articulo más que necesario para algunas personas. Cada persona tenia derecho a un cupón del articulo que necesitaba para cubrir sus necesidades perentorias, nunca totales. Para el “PAN” articulo de primerísima necesidad se daba para su retirada a diario, los demás artículos podías retirarlos discriminadamente cuando querías a pesar de que estabas deseando ir a por ellos debido a la escasa cantidad. El tabaco, su retirada era decenal.
Como el hambre despierta mentes, no falto la suspicacia de entablar intercambios: el no fumador cambiaba su ración de tabaco por la de café, y al que le venia mejor el chocolate que el azúcar cambiaba; igual con los demás artículos.
Así fue pasando el tiempo, unos días malos, otros casi peor.,
De esta desgracia apareció el EXTRAPERLO” ,lo escribo así porque marcó época para algunos más hábiles que supieron sacarle producto a consta de las circunstancias . Compraban artículos de primera necesidad a precios de almacén que después vendían. Hasta aquí hubiese sido un comercio normal, pero como la venta se hacia con precios abusivos (y mas que abusivos) si tenemos en cuenta el escaso poder adquisitivo que existía en aquellos tiempos.
Muchos cambiaron de situación económica, e incluso también la de sus familiares, no dejando en el olvido a otras personas que por su colaboración eran imprescindibles
.
De los abusos y atropellos ocasionados con esta etapa de la vida, mejor olvidarla, puede dañar la sensibilidad de algunas personas.

1 comentario:

Rublo dijo...

Tuvieron que ser tiempos muy difíciles, más de lo que nos podemos imaginar. La escasez es algo que en estos tiempos de abundancia cuesta imaginar.